Las personas que tienen créditos hipotecarios deben tomar una decisión cuando van a hacer aportaciones anticipadas a capital: ¿debería reducir mi pago o el plazo?

Si no conoces la diferencia, la voy a resumir rápidamente:

  • Reducción de pago: cuando haces una aportación anticipada tu pago mensual se recalcula manteniendo el plazo del crédito intacto, y obtienes un pago mensual más bajo en los periodos siguientes.
  • Reducción de plazo: en este caso el pago mensual se mantiene como lo pactaste en un inicio, y entonces terminas pagando más rápido.

La mayoría de las personas que quieren hacer aportaciones a capital tienen la intención de pagar su deuda más rápidamente. Entonces deberían de irse por reducción de plazo, ¿verdad?

Con reducción de pago puedes seguir haciendo aportaciones a capital

Cuando eliges reducción de pago en lugar de plazo, tu siguiente pago será menor. Hay una cosa MUY importante aquí: eso no te detiene de seguir pagando tu cantidad inicial.

¿A qué me refiero? Bueno, si antes pagabas $10 mil pesos al mes en tu crédito, y después de hacer una aportación a capital tu nuevo pago queda en $9 mil, tú puedes seguir pagando los $10 mil de antes.

Efectivamente, esto indicaría que cada mes estás haciendo nuevas aportaciones a capital.

Comparación del tiempo de pago

Imagina una situación en la que tenemos un crédito por $1 millón de pesos, pagadero mensualmente por 10 años. En este modelo voy a hacer varias simplificaciones para facilitar la comprensión:

  • La tasa de interés la voy a establecer en 12% al año, convertible mensualmente. La simplificación aquí será que consideraremos todos los meses con 30 días, así tendremos una tasa de 1% por mes.
  • No tomamos en cuenta otras comisiones y gastos que vienen incluidos usualmente en los créditos de bancos mexicanos.

Si ese es el caso, entonces el pago que tendrías que hacer en tu crédito mensualmente sería de $14,347.09. Además, vamos a suponer que en el mes 12 hiciste una aportación a capital de $100 mil pesos.

Si tú eliges reducción de plazo, entonces seguirás pagando los $14,347.09 cada mes. Esa aportación a capital que hiciste reduciría tu plazo y acabarías de pagar tu crédito en el mes 103 en lugar de 120 (12 meses x 10 años = 120).

En caso de que utilizaras reducción de pago, entonces tu plazo seguiría en 20 años, pero el pago requerido bajaría a $12,828.67. Ahora, recordemos que eso no nos obliga a hacer el nuevo pago, sino que eso es lo mínimo que debemos pagar. Si mantenemos el pago anterior ($14,347.09), entonces cada mes estaríamos haciendo aportaciones a capital, bajando nuestro pago requerido cada vez más. Si siempre hiciéramos ese pago, entonces acabaríamos de pagar nuestro crédito en el mes 103.

Así que a pagos iguales, el plazo termina siendo el mismo.

Reducción de pago tiene flexibilidad

Si ambas modalidades pueden reducir el plazo (asumiendo que mantienes el pago), ¿por qué elegir uno sobre el otro?

Bueno, suponiendo que elegiste reducción de pago, y has estado haciendo el mismo pago requerido inicialmente, entonces vas igual que en reducción de plazo. ¿Pero qué pasa si en el mes 40 tienes un problema financiero?

Al seleccionar reducción de pago, estarías obligado a pagar $11,983 pesos, en lugar de los $14 mil de antes. Esta modalidad te da un poco más de flexibilidad sobre imprevistos.

Si quieres flexibilidad y pagar tu crédito más rápido, entonces deberías seleccionar reducción de pago, asumiendo que tengas la disciplina para siempre mantener el pago inicial aún cuando no sea requerido por el banco.

Reducción de plazo tiene disciplina integrada

Conozco personas que sólo pagarían lo que sea necesario o requerido. En ese caso, y si su objetivo es pagar la deuda más rápido, seguramente la reducción de plazo sería una mejor opción, simplemente porque tienen la obligación de cumplir con su plan.

Aquí dejas la flexibilidad, pero tienes disciplina integrada.

Así que todo depende de cómo seas tú. En ambos casos puedes reducir tu plazo de la misma manera, no te confundas con el nombre. Simplemente en uno tienes más flexibilidad y en otro más obligación.