Con tantas noticias de los nuevos precios alcanzados por Bitcoin, veo muchas personas interesadas en “invertir” en esta moneda digital.

Necesitamos dejar algo muy claro: Bitcoin NO es una inversión.

¿Qué es una inversión?

Según Benjamin Graham (1934), una inversión es una operación que, con un análisis detallado y profundo, promete la seguridad del capital invertido y un rendimiento satisfactorio.

Por ejemplo, si invertimos en un instrumento de deuda gubernamental de Estados Unidos, sabemos que está respaldado por la capacidad de pago que tiene éste. El gobierno recauda impuestos y con eso pueden pagar las deudas que contraen.

Bitcoin, por otra parte, no genera ningún flujo de efectivo con el que pueda pagar tu inversión. Es sólo un medio de pago.

¡Pero hay gente ganando millones con Bitcoin!

Esto es totalmente cierto. Hay gente que con mil dólares se ha vuelto millonaria. Sin embargo, esto lo han logrado especulando. La diferencia crucial es que cuando especulas, en lugar de esperar un rendimiento por el flujo de efectivo del activo, estás esperando que haya alguien más que esté dispuesto a pagar un precio más alto después de ti.

Y esto es justamente lo que está pasando con Bitcoin, la gente está especulando y apostando que más personas entrarán al mercado y comprarán sus monedas por un precio más alto.

El hecho es que sólo porque estas personas hicieron mucho dinero no significa que haya sido una buena decisión, sólo fue un buen resultado.

 

Bitcoin tiene el comportamiento de una burbuja

Las burbujas se refieren al incremento de precio desmedido de un objeto por la expectativa de que se podrá vender a un precio más alto después. Mira las etapas de una burbuja y piensa si te recuerdan a algo (que empieza con B):

Image result for anatomy of a bubble

Puedes hacer lo que quieras con tu dinero. Tú te lo ganaste. Sólo es importante que sepas cuándo estás invirtiendo, cuándo estás jugando a la lotería y qué porcentaje de tu riqueza vas a destinar a cada actividad.