Resumen en breve

Identificar buenas inversiones es un proceso de negación más que de confirmación. Si repetidamente intentamos probar que una inversión es mala y no podemos, entonces tenemos más seguridad de que es buena. En una compañía tenemos que probar su rentabilidad, liquidez y solvencia, márgenes, modelo de negocio, equipo de management y más.

Dentro de los libros de inversiones podemos encontrar aquéllos que están enfocados en la teoría del portafolio y por otra parte los que pretenden analizar inversiones específicas para valuarlas.

Book of Value está en la segunda categoría. Anurag Sharma comienza cubriendo la filosofía del conocimiento y cómo sabes que algo es verdad o no. Esto lo hace precisamente para llegar a la conclusión de que en las inversiones debemos buscar negar para comprobar. Es decir, en lugar de buscar datos que confirmen que tenemos una buena inversión, buscamos datos que digan lo contrario, y si no encontramos mucho, entonces probablemente tengamos una buena inversión.

Posteriormente empieza a cubrir lo básico en teoría de inversión y análisis. Toma conceptos como precio y valor, valuación de un negocio, riesgo e incertidumbre; y los hace más accesibles a un público general. Aunque debo advertir que sí es necesaria la facilidad en las matemáticas, pero éste siempre es el caso, ya que la disciplina de invertir es necesariamente numérica.

Después entra a la parte que me parece más interesante del libro, porque es como remontarse a los tiempos de Benjamin Graham en donde primero nos enfocamos en ver que no tengamos un negocio malo en nuestras manos y aprendemos a evaluar la estabilidad del negocio y su fortaleza. Todo esto es para poner ciertos cimientos dentro de nuestra evaluación completa. Después de todo, si desde un principio vemos que es probable que el negocio quiebre, seguramente no querremos invertir (¿a menos que haya activos que podamos recuperar? ¿Alguien recuerda a Warren comprando bonos de aerolíneas después de 9/11?).

Una vez que cubrimos lo básico del negocio, entonces entramos a mayor detalle. ¿Es un buen negocio? ¿Hay ventaja competitiva? ¿Qué me dices de la administración? ¿Es amigable con los accionistas o buscan beneficiarse a sí mismos?

Por último, Sharma nos muestra una manera alternativa de administrar portafolios de inversión. En lugar de tener 30+ activos en cada clase, buscamos tener algunos “core holdings”, que tenemos certeza de que adquirimos a un buen precio y son excelentes negocios. El razonamiento es que con el tiempo el mercado se daría cuenta de los fundamentales de éstos y corregiría el precio, dándonos rendimientos superiores a nosotros.

Me parece que éste es un libro que podría apreciar alguien que esté más familiarizado con finanzas. Un principiante podría tener problemas para seguirlo, pero de ninguna manera se necesita ser un experto para entenderlo.

Para cerrar, recomiendo este libro para apreciar un poco más de la disciplina de “Value Investing” fundada por Benjamin Graham hace ya varias décadas. En mi opinión, alguien que siga los principios de este libro fielmente no tendrá malos resultados en el mercado accionario, aunque no necesariamente tendrá resultados extraordinariamente buenos.