Vamos a explorar una última pregunta para formar nuestro portafolio:

¿Hay alguna manera de reducir aún más nuestro riesgo?

Para este punto, hemos hecho todo lo posible por diversificar el riesgo que es inevitable. Estamos teniendo el máximo rendimiento posible en nuestro portafolio, de acuerdo a nuestras preferencias. ¿Pero será que podemos hacerlo aún mejor?

La naturaleza cambiante del riesgo

El riesgo en los mercados va cambiando con el tiempo. Esto es porque la probabilidad de pérdida es relacionada a la volatilidad de los precios de nuestras inversiones, y los inversionistas cambian sus decisiones de compra y venta a través del tiempo.

Esto quiere decir que si bien nosotros decidimos cuánto riesgo queremos correr en promedio, hay ocasiones en que el riesgo será más alto de lo que nosotros queremos.

Lo interesante es que aún cuando el riesgo cambia con el tiempo su cantidad se concentra en grupos, es decir que si el riesgo hace poco tiempo ha sido alto entonces es probable que lo siga siendo en el futuro en el corto plazo.

El objetivo es evitar pérdidas muy grandes

En la administración de nuestro riesgo, dado que ya nos ocupamos de tener una distribución de activos que refleje nuestro perfil, lo que queremos intentar hacer es evitar tener pérdidas muy grandes.

Si podemos ejecutar herramientas analíticas que nos permitan adelantarnos a pérdidas grandes, entonces podemos limitarlas. Esto no incrementará nuestros rendimientos, sólo limitará la magnitud de nuestras pérdidas.

Psicológicamente el tener una pérdida muy grande puede hacer que el inversionista decida dejar su estrategia inicial, que fue bien pensada y ejecutada, y por lo tanto abre la posibilidad de tener resultados malos en el mediano y largo plazo.

Limitar pérdidas con el promedio móvil

Vamos a explorar una herramienta cuantitativa que podría ayudarnos a limitar nuestras pérdidas:

¿Qué es el promedio móvil?

La herramienta de promedio móvil consiste en hacer un promedio que sea de los últimos “n” días, semanas, meses o años. Es móvil porque a medida que avanza el tiempo vamos moviendo el periodo con el que calculamos el promedio.

Vamos a poner esta herramienta a prueba. Compararemos dos maneras de invertir. La primera es estar invertidos 100% del tiempo en un fondo, que en este caso será de acciones. La segunda manera será cambiar nuestra posición de acuerdo a lo que nos diga el promedio móvil.

La mecánica para el promedio móvil será la siguiente:

  1. Cada mes vamos a calcular el promedio de precio de nuestro fondo de los últimos 12 meses.
  2. Si el precio actual es mayor que el promedio móvil, entonces entraríamos 100% a la posición.
  3. Si el precio actual es menor que el promedio móvil, entonces nos saldríamos del fondo de inversiones e invertiríamos en bonos de corto plazo (muy bajo riesgo).

Resultados de la prueba de promedio móvil

Hicimos la prueba con un fondo de acciones de Estados Unidos. Al estar 100% invertido en el fondo todo el tiempo desde 1994 hasta 2018, la pérdida más grande acumulada fue de 48% durante la Gran Recesión. Por otra parte, utilizando la regla de promedio móvil la pérdida acumulada más grande se redujo a sólo 17%.

Tanto en periodos de 1 año como en periodos de 5 años, estar 100% del tiempo invertido tuvo un 39% de probabilidad de tener mayor rendimiento que usar el promedio móvil. Esto quiere decir que la mayor parte del tiempo, utilizar la regla de promedio móvil incrementa el rendimiento de nuestra inversión.

Utilizando la regla de promedio móvil hubieras evitado las grandes caídas de la crisis del 2000 y de 2008. Seguramente hubieras podido dormir mejor e incluso cambiar tu distribución de activos por inversiones más favorables.

Todo parece apuntar a que esta herramienta puede ayudar a reducir nuestro riesgo de pérdidas fuertes considerablemente. Es muy posible, con probabilidad histórica de 39%, de que al usar el promedio móvil en periodos de 5 años tengamos menores rendimientos que si no lo hubiéramos utilizado. Sin embargo, en más largo plazo parece que esta diferencia de rendimiento desaparece e incluso puede ayudar a incrementar el rendimiento.

Aquí te muestro el comportamiento de ambos portafolios en el periodo estudiado:

Cómo incorporar el promedio móvil a tu portafolio completo

Para implementar esta herramienta de administración de riesgo deberás hacerlo en este orden:

  1. Establecer tu portafolio base con diversificación en clases de activos y en regiones geográficas.
  2. En caso de querer utilizarlo, incorporar momentum para distribución estratégica de activos.
  3. Aplicar el promedio móvil para decidir si entras o no en cada posición que tienes.
  4. En caso de no entrar en alguna posición, deberás reemplazarla con inversión en bonos gubernamentales de corto plazo.

En el último paso, es importante que consideres cada posición que tienes, ya sea en fondo de inversión o en instrumento individual, por separado. El promedio móvil se deberá hacer en cada una de las posiciones, y en los resultados sabrás si mantienes la posición o si la eliminas temporalmente.

Siguiente sección.