Ahora que tienes un portafolio bien diversificado, tanto en clases de activos como en geografía, valdría la pena explorar una pregunta:

¿Podemos pronosticar sistemáticamente diferencias en rendimientos y ajustar nuestra distribución de activos para aprovecharlas?

Hasta ahora lo que hemos hecho ha sido enfocado en la diversificación para poder eliminar riesgo innecesario. Para este punto estamos corriendo el mínimo riesgo para el rendimiento que obtenemos.

En este capítulo le vamos a dar una vuelta a la dinámica y vamos a empezar a buscar maneras para incrementar los rendimientos. Si podemos encontrar factores que nos indiquen que los rendimientos futuros serán buenos (en promedio, porque no podemos asegurar nada, recuerdo que esto es riesgo), entonces podemos modificar nuestra estrategia de inversión para obtener más rendimientos.

El factor Momentum

En la investigación académica de finanzas se ha encontrado un factor que puede predecir diferencias en rendimientos. Dicho de diferente manera, si acomodamos distintos instrumentos de acuerdo al factor de mayor a menor, entonces los que están en la parte alta tendrían mayores rendimientos que los que están en la parte baja.

¿Y de qué se trata el factor? Es algo muy sencillo: los ganadores siguen ganando, en el corto plazo.

El factor ha sido bautizado como Momentum.

Primero voy a demostrar que este factor existe. Así que voy a tomar un fondo de inversión de acciones de Estados Unidos y a utilizar sus rendimientos históricos mensuales desde 1994 hasta 2018. Y vamos a separar la demostración en dos pruebas, una que anticipa rendimientos mensuales y otra para rendimientos anuales.

Prueba de rendimientos mensuales

El procedimiento para esta prueba va a ser el siguiente:

  1. Cada mes voy a calcular el rendimiento acumulado que se tuvo en los 12 meses anteriores.
  2. Ése rendimiento acumulado lo voy a dividir entre 15%, que es la desviación estándar (véase la siguiente nota de Concepto) promedio mundial en rendimientos en acciones.
  3. El resultado de la división lo voy a convertir en un factor (te compartiré una tabla más adelante) para modificar la cantidad de inversión que vamos a hacer en acciones para el siguiente mes.
  4. Finalmente, vamos a comparar los rendimientos mensuales que se tienen cuando tenemos un factor alto y cuando es bajo. Si el pronóstico funciona, entonces cuando el factor es alto, durante el siguiente mes deberíamos tener en promedio rendimientos más altos que cuando el factor es bajo.

Concepto: la desviación estándar es una medida que nos indica qué tanto se aleja un grupo de datos de su promedio. Por ejemplo, el conjunto de datos (13, 15, 17) tiene un promedio de 15. El conjunto de datos (11, 15, 19) también tiene un promedio de 15. En el primer caso, los datos están más cerca de 15 que en el segundo, por lo tanto el primero tendría una desviación estándar más pequeña.

Resultados de momentum alto vs bajo en rendimientos mensuales

En la prueba de 282 rendimientos mensuales analizados, los resultados fueron los siguientes:

  1. Rendimiento promedio: alto = 1.1%; bajo = -0.4%.
  2. Probabilidad de pérdida: alto = 34.4%; bajo = 54.5%.

Muy bien, estos resultados nos dicen que al utilizar el factor cuando es alto esperamos una ganancia y cuando es bajo esperamos una pérdida. Entonces es probable que podamos usar este factor para hacer pronósticos sistemáticos y así aumentar nuestros rendimientos.

Ahora, esta prueba fue haciendo un rebalanceo cada mes. Sin embargo, esto rápidamente se puede hacer muy costoso. Entonces mi siguiente pregunta sería: ¿podríamos obtener resultados similares si hiciéramos este proceso sólo una vez al año?

Prueba de rendimientos anuales

Para ver si podemos pronosticar los rendimientos anuales correctamente, haremos el siguiente procedimiento:

  1. Igual que en el experimento mensual, vamos a calcular el rendimiento acumulado de los 12 meses anteriores, dividirlo entre 15% y convertirlo en un factor.
  2. Después, para cada mes vamos a calcular el rendimiento que ocurrió en los 12 meses siguientes al pronóstico.
  3. Vamos a comparar alto factor vs bajo factor en su rendimiento anual.

Resultados de momentum alto vs bajo en rendimientos anuales

  1. Rendimiento promedio: alto = 13%; bajo = 1.8%.
  2. Probabilidad de pérdida: alto = 13.5%; bajo = 49.1%.

Estos resultados definitivamente son alentadores. Calculando unos cuantos números podemos invertir más en periodos con rendimiento promedio de 13% y menos en periodos con rendimiento promedio de 1.8%.

Ahora vamos a intentar hacer modificaciones a un portafolio con estos resultados.

Modificar un portafolio con el factor Momentum

Muy bien, vamos a utilizar el factor Momentum para modificar un portafolio con distribución de activos inicial de 80% en acciones y 20% en bonos. Cuando el factor nos diga que a la clase de activo le va a ir bien, entonces le vamos a subir nuestro porcentaje de inversión. Te voy a mostrar un ejemplo concreto, y posteriormente los resultados del portafolio con momentum vs el portafolio con distribución estática de 80% y 20%.

Ejemplo de modificación de portafolio

Imagina que es mayo del 2008 y tienes un portafolio de inversión de Estados Unidos. Tu exposición a acciones es con el fondo SPY y en bonos usas BND. Tu distribución objetivo es 80% acciones y 20% bonos. Quieres usar Momentum en tu portafolio, entonces haces lo siguiente:

  1. Revisas el rendimiento de los últimos 12 meses de SPY y te das cuenta que es -5%. Lo divides entre 15% (desviación estándar promedio en acciones) y obtienes el número -0.33. Vas a la tabla de factor (que está abajo de esta explicación) y conviertes el -0.33 en el factor de modificación 0.85. Tu distribución en acciones objetivo es 80%, pero tu factor de modificación es 0.85, entonces ahora vas a invertir 80% x 0.85 = 68% en acciones.
  2. Haces lo mismo con BND. El rendimiento de los últimos 12 meses fue de 6.8%. Lo divides entre 6% (desviación estándar promedio de bonos) y te da el número 1.14. Lo conviertes en el factor de modificación 1.48 usando la tabla de abajo. Finalmente, modificas tu distribución de bonos a 20% x 1.48 = 29.6%.
  3. Te das cuenta que 29.6% + 68% = 97.6%, y es más chico que 100%. Multiplicas ambas distribuciones por 100% / 97.6% = 1.024 y obtienes 30% y 70%.

Si te das cuenta, estamos aumentando nuestra exposición a bonos y disminuyendo la de acciones, porque el factor momentum dice que a acciones le va a ir mal. Y acierta, porque durante los siguientes meses es la recesión económica mundial más grande desde la Gran Depresión. Las acciones sufren y también los inversionistas. Pero a ti te va mejor por seguir un proceso sencillo que tomará menos de 30 minutos ejecutar.

Con este factor tienes varias opciones. Puedes realizar este proceso cada mes, cada tres, cada 6 o cada año. Entre más seguido se realiza, mayor es el rendimiento adicional que obtienes, pero también el costo de transacciones es más alto. Si tu portafolio es de menos de $1,000,000 MXN, te recomiendo que lo hagas 1 vez al año. Obtén los nuevos pesos y usa ésos durante los siguientes 12 meses. Si tu portafolio es de menos de $50,000 MXN, entonces no utilices esta estrategia.

¿Cuánto puede crecer nuestro rendimiento usando el factor Momentum?

En el experimento que hice entre un portafolio estático de 80% acciones y 20% bonos, y uno modificado con Momentum, la diferencia en rendimiento anual fue de 1 punto porcentual. Ahora, que no te engañe, un punto porcentual puede ser mucho. Imagina que tu rendimiento usual es de 7%, entonces pasar de ahí a 8% significa que cada año vas a generar 16% más dinero que antes.

Otra aclaración del factor Momentum

En este ejemplo utilizamos sólo dos fondos. Pero recuerda que tú eres un inversionista inteligente y diversificas tanto en activos como geográficamente. El método que aprendiste aquí se puede utilizar en tantos fondos como tú tengas. La recomendación es hacerlo de los fondos más específicos, hasta las distribuciones más generales.

Nota: Voy a mostrar un ejemplo, pero éste se pone más complicado que el anterior. Si resulta demasiada complejidad, podrías sólo aplicar el factor momentum a la parte más general de tu portafolio, que es la de distribución de clases de activos.

Supongamos un inversionista que va a estar diversificado con 20% bonos, 70% acciones y 10% en alternativas. De su porción de acciones, decide poner 60% en mercados desarrollados y 40% en mercados emergentes. Finalmente, dentro de mercados desarrollados asigna partes iguales entre América, EMEA y Asia. Para los demás activos usa fondos generales. Los pesos de su portafolio entonces se ven así:

Ahora el inversionista hace el cálculo de los factores de momentum. Ya sabes cómo se hace: calcula los rendimientos de los últimos 12 meses, divide entre la desviación estándar, va a la tabla y obtiene su factor de modificación. Para los fondos de acciones en mercados desarrollados llega a los factores 0.80, 1.20 y 1.60. El fondo de acciones emergentes tiene un factor de 0.80, los bonos mundiales 1.48, metales preciosos 1.0 y bienes raíces mundiales 1.20. Así que llega a esta tabla:

Si eres observador, te darás cuenta que hay factores como el de acciones desarrolladas que no discutimos. La razón es que los factores de partes más grandes del portafolio se componen de los de partes más chicas. Entonces el factor de acciones desarrolladas se compone de los factores de acciones desarrolladas en América, EMEA y Asia.

Aquí es donde comienza la parte complicada. Lee le siguiente enunciado varias veces y luego continúa con el ejemplo. Para calcular el factor de una parte grande, hay que multiplicar los factores de la parte chica y elevarlo a la (1 / # de factores en parte chica).

Entonces para calcular el factor de acciones desarrolladas, voy a multiplicar los tres factores de las regiones que lo componen. Esto significa que sería 0.80 x 1.20 x 1.60 = 1.536. Éste resultado lo voy a elevar a la (1/3), porque hay tres factores que componen las acciones desarrolladas. Entonces 1.536^(1/3) = 1.15 — el número que puedes ver en la tabla para acciones emergentes.

Ahora, multiplicamos los factores por los pesos iniciales, es decir, la primera tabla por la segunda tabla. Y llegamos a esto:

Pero si observas bien, vas a ver que los pesos finales no suman a 100%. Entonces el último paso es normalizarlos para que sumen 100%. Y aquí lo vamos a hacer desde lo más general, hasta lo más específico.

En clases de activos tenemos 30% de bonos + 67% de acciones + 5% de metales preciosos + 6% de bienes raíces = 108%. Entonces vamos a multiplicar todos los pesos por 100% / 108% = 0.9259.

Vamos a hacer esto con todas las subclases. Por ejemplo, en acciones: 69% de desarrolladas + 32% de emergentes = 101%. Entonces multiplicamos ambos por 100% / 101% = 0.99.

Al finalizar, vamos a terminar con esta tabla:

Y como puedes ver, los pesos finales suman a 100%. Así que ya tenemos un portafolio complejo que ya está modificado por completo para aprovechar el factor Momentum.

Temas que trataré en el futuro:

  • Factor de yield para mayores rendimientos.

Siguiente sección.