Para invertir en bolsa las personas deben crear una estrategia de inversión y poder ejecutarla. El poder ejecutarla es conocer los conceptos y la parte técnica. En este artículo vas a aprender justo ese aspecto.

¿Qué significa invertir en bolsa?

Cuando decimos bolsa nos referimos a la abreviación de bolsa de valores, y los valores son los instrumentos en los que se puede invertir. En lo personal me gusta más el término “instrumento” que “valor”, entonces sigamos con esa convención.

Dentro de la bolsa de valores se compran y venden los instrumentos financieros. Y hay muchos tipos:

  • Acciones: representan el capital de una empresa. Si tú tienes acciones, entonces eres dueño de ese negocio. El rendimiento de las acciones viene por pago de dividendos, crecimiento en utilidades y especulación en el mercado.
  • Deuda: básicamente son préstamos. Si tú inviertes en un instrumento de deuda, quiere decir que le estás prestando dinero a alguna entidad. A cambio te van a pagar intereses. El rendimiento en deuda viene del pago de intereses y especulación en el mercado.
  • Fondos: los fondos son grupos de otros instrumentos. Esto quiere decir que tú podrías comprar una acción de una compañía específica, o puedes comprar un fondo que adentro tiene digamos 50 acciones. Los fondos existen de muchos tipos: sólo acciones, sólo deuda, mixtos, bienes raíces y demás.

Con estos tres tipos ya casi incluimos todas las cosas en las que puedes invertir en bolsa.

Entonces invertir en bolsa básicamente significa comprar alguno de los instrumentos financieros anteriores.

¿Cómo se invierte?

Para invertir necesitas una cuenta de inversión con una casa de bolsa. Ésta es un intermediario que compra y vende a tu nombre los instrumentos que tú le indiques. Digamos que si tú quieres comprar un instrumento entonces ellos buscan a alguien que lo quiera vender y así se forma una transacción.

La cuenta de inversión es el vehículo que abres en la casa de bolsa para que ahí dentro estén todos tus instrumentos. En las cuentas de inversión puedes interactuar prácticamente de dos maneras:

  • Tener un broker. Éste sería el representante de la casa de bolsa que te atiende. A él le hablas cuando quieres comprar y/o vender algo, y se encarga de ejecutar tus instrucciones. En muchos casos te querrán hacer recomendaciones de inversión. El contacto con el broker suele ser por teléfono, pero también te puedes reunir en persona.
  • Interfaz digital. En este caso tú entras en tu celular o computadora a tu cuenta de inversión. Ahí puedes ver cuáles instrumentos tienes actualmente y con unos cuantos clicks dar instrucciones de compra y venta.

¿Cuál es el plazo de las inversiones?

Ésta es una pregunta que me han hecho anteriormente. En bolsa tú tienes la oportunidad de comprar y vender en cualquier momento dentro del horario de operaciones. Esto quiere decir que en este momento puedo dar la instrucción de comprar una acción, efectivamente abriendo mi posición de inversión. Y si en una hora me arrepiento, puedo dar la instrucción de vender. Así que no existe un plazo forzoso como tal.

Incluso en instrumentos de deuda que sí tienen un plazo, la ventaja de invertir en bolsa es que también en cualquier momento se lo puedes vender a otro inversionista. Y así tú saldrías de esa inversión.

Lo importante que tienes que saber de esto es que el precio al que entraste puede ser mayor que el precio al que vendiste. Y en ese caso estarías teniendo una pérdida efectiva. Además, cada vez que haces una operación la casa de bolsa te cobra una comisión, por lo que aún si compras y vendes al mismo precio estarías perdiendo. Tendrías que vender a un precio mayor para compensar las comisiones.

¿Pero qué significa esto de los precios de compra y venta?

Bueno piénsalo de esta manera. En todo momento hay muchos inversionistas analizando cada instrumento que cotiza en la bolsa. Y lo que están viendo es:

  • ¿Cuánto dinero arroja esta inversión?
  • ¿Qué riesgo tiene?
  • ¿Qué rendimiento necesito para compensar el riesgo?

Con esta información, los distintos inversionistas llegan a un precio “justo” para ellos. Y por lo mismo se abre un mercado, porque tal vez tú piensas que una acción vale $30, pero si alguien más piensa que vale $40 entonces te la puede comprar a ti y esperar a que el precio suba. ¿Me sigues?

Te daré un ejemplo para que veas cómo funciona…

NOTA: esto se puede poner complicado. Si no te encantan las matemáticas puedes saltar a la siguiente sección.

Tú eres un inversionista y estás revisando un instrumento. Las condiciones son que en un año a cada persona que lo tenga se le pagarán $100 pesos. Revisas el riesgo de que la entidad no pague los $100 pesos, y llegas a la conclusión de que necesitas un 15% de rendimiento para compensar.

Si tú quieres un 15% de rendimiento en un instrumento que paga $100 pesos en un año, entonces tendrías que comprarlo en $86.95 pesos.

Hagamos la revisión…

Hoy pagas $86.95 pesos. En un año te dan $100 pesos. Esto es una utilidad de $100 – $86.95 = $13.05 pesos. Y con respecto a tu inversión, esto te daría un rendimiento de $13.05 / $86.95 = 15%. ¿Lo ves?

Ahora, si yo decido que el rendimiento que necesito para compensar el riesgo es en realidad 20%, yo voy a llegar a un precio menor, específicamente de $83.33. Si yo soy dueño de ese instrumento, entonces voy a ver que tú lo quieres comprar en $86.95, que para mí eso sería una utilidad de 4.3% adicional sólo por hacer la transacción contigo.

Y entonces si nosotros hacemos ese trato, el precio de la transacción se registra en el mercado. Cuando tú ves que los instrumentos en la bolsa suben y bajan, quiere decir que los precios en los que se acordaron diferentes transacciones han subido y bajado.

¿Y cómo voy a saber a cuánto comprar y cuánto vender?

En realidad es un proceso un poco complicado, y necesitas tener conocimientos amplios de finanzas. Pero tengo una buena noticia para ti.

En los mercados ya están participando inversionistas sofisticados que sí están evaluando cada instrumento en el que invierten porque buscan oportunidades para comprar a un precio más bajo que el precio justo.

Y dado que los mercados son tan competitivos, mucha de la información que puede cambiar lo que vale un instrumento ya se tomó en cuenta. Entonces en teoría, el precio al que cotiza un instrumento ya es el precio justo.

Para llegar a ese precio ocurrieron muchas transacciones, y los inversionistas siempre están evaluando los instrumentos para obtener un rendimiento. Así que los precios de mercado ya tienen un rendimiento esperado incorporado. Es por eso que históricamente los instrumentos más riesgosos han dado mayores rendimientos que los menos riesgoso. ¡Porque los inversionistas así evalúan los precios!

Entonces sólo por entrar al mercado de inversiones, en promedio vas a tener un rendimiento positivo, aún si no haces una evaluación tú mismo. Por esta razón, lo más fácil que podrías hacer sería comprar un fondo de inversión de bajo costo.

¿Cómo lo harías? Abrirías tu cuenta de inversión con una casa de bolsa, entrarías con tu celular y, de acuerdo a tu estrategia de inversión, enviarías una instrucción de compra para un fondo. Y listo, te convertirías en un inversionista en la bolsa de valores.