Este artículo es para ti si 1) no te gusta la teoría financiera de inversiones, 2) quieres manejar tu propio portafolio y 3) tienes buen sentido de negocios. Vamos a ver cómo manejar tus inversiones como si fueras CEO de tu propio conglomerado y cómo saber en qué acciones invertir.

¿Cómo saber en qué acciones invertir? Invierte como CEO.

Seré muy claro contigo. La teoría financiera define algunos procedimientos muy claros para poder manejar un portafolio de inversión. Sin embargo, también existen principios, y eso significa que los podemos respetar y obtener sus beneficios aún si usamos otros métodos.

Así que aquí vas a aprender cómo manejar un portafolio de acciones como un CEO, sin los métodos de la teoría financiera, pero respetando los principios.

La tarea del CEO es asignar capital

Si lo piensas una de las tareas más importantes de un CEO (Director General) es la asignación de capital o dinero. Una empresa con CEO usualmente tiene varias divisiones o unidades estratégicas de negocio. Y como tal, cada divisón presenta oportunidades de inversión. ¿Correcto?

Bueno, el CEO con la ayuda del board tiene que decidir cuánto dinero se le va a asignar a cada unidad de negocio.

Ahora imagínate que tener un portafolio de acciones es lo mismo. Tú tienes que decidir en cuáles negocios vas a invertir y con cuánto le vas a entrar a cada uno. Eres el CEO de un conglomerado.

En general las inversiones son sencillas, porque lo único que tienes que hacer es comprar la mayor cantidad de utilidades futuras que puedas por el menor precio posible. Entre más utilidades haya en el futuro y menos hayas pagado por ellas, entonces más rendimiento tienes.

Por supuesto, el problema está en los detalles. ¿Cómo voy a saber cuántas utilidades van a tener? ¿Cuánto es un precio “bajo”? ¿En cuántos negocios invierto? ¿Cuánto voy a invertir en total?

Primero decide cuál es tu watchlist

Lo primero que tenemos que hacer es conseguir prospectos de inversión, o sea posibles compañías en las que podríamos invertir. Éstas serán nuestras unidades estratégicas de negocio.

Para lograrlo puedes combinar de la manera que quieras dos caminos:

  1. Elige negocios que te gusten y conozcas. Mi primer consejo es que empieces con negocios que ya conozcas y por los que tengas un interés. Si te gusta la tecnología podrías considerar Apple (AAPL), Microsoft (MSFT) o incluso Amazon (AMZN). ¿Amante de los deportes? Tienes disponible Nike (NKE), ESPN mediante Disney (DIS), Under Armour (UA) y más. O tal vez sabes mucho de empresas de consumo masivo y podrías incluir Procter & Gamble (PG), Nestle (NSRGF) o Unilever (UL). Las opciones son muchas, así que dale una pensada y consigue tu lista. Eso sí, no te quedes sólo en una industria, busca más para tener más oportunidades de inversión.
  2. Crea un filtro. El segundo camino es crear un filtro y elegir opciones de ahí. Queremos encontrar compañías muy rentables (utilidades en el futuro) y a bajo precio. Afortunadamente hay una página que ya hace este trabajo por nosotros. En Magic Formula Investing puedes crear una cuenta gratuita y conseguir una lista de compañías que tengan estas dos características.

Una vez que tengas tu lista recopilada estás listo para hacer análisis. Después de todo, un CEO necesita saber qué tal le van a sus negocios, ¿verdad? Así tendremos claro cómo saber en qué acciones invertir.

Analiza los resultados y tendencias financieras

En la etapa de análisis estamos buscando definir si tenemos un buen negocio. Esto lo hacemos con los estados financieros de la compañía y su modelo de negocios. No es lo más fácil del mundo, pero cualquier CEO debe poder hacerlo.

  • Rendimiento sobre inversión. Revisar tendencia a través de los años y contra competidores.
    • ROE. Arriba de 10% es decente y 15% es muy bueno.
    • Margen bruto.
    • Margen operativo.
    • Y margen neto.
  • Eficiencia. Revisar tendencia a través de los años y contra competidores.
    • Días de cuentas x cobrar.
    • Días de inventario.
    • Y días de cuentas x pagar.
    • Ciclo de flujo de efectivo.
    • Rotación de activos.
  • Apalancamiento y liquidez.
    • Razón circulante.
    • Prueba de ácido.
    • Deuda / capital.
    • Cobertura de pago de intereses
  • Crecimiento.
    • Ventas.
    • Utilidad de operación.
    • Utilidad neta.
    • Utilidades por acción.

Lo que quieres ver con tu análisis es que los indicadores estén en lugares favorables, de preferencia que sean iguales o mejores que los de la competencia y que la tendencia sea mantener o mejorar. Si vemos una tendencia negativa es una señal de peligro.

Por ejemplo, si la empresa cada vez tiene más deuda, su cobertura de pago de intereses va bajando y además su ciclo de flujo de efectivo va empeorando, es una alerta roja grande de que podrían tener problemas para pagar sus obligaciones en el futuro.

¿Esto quiere decir que las eliminemos? No necesariamente. Si tú tienes mucha experiencia, entonces puedes evaluar la probabilidad de que la administración actual vaya a darle la vuelta a la situación. Lo bueno es que seguramente el precio está abajo, entonces podrías comprar la empresa un poco más barata, pero es por una muy buena razón: riesgo de bancarrota. Si no tienes experiencia con estas situaciones, mejor no las abordes.

Busca la ventaja competitiva

Una ventaja competitiva es un elemento en un negocio que lo protege de los efectos devastadores de la competencia. Para que quede más claro, te voy a dar ejemplos:

Ejemplo 1

Una cadena hotelera quiere atraer más clientes. Hace investigación de mercado y se da cuenta de que la almohada es crítica para la calidad de descanso de sus clientes, eso a su vez de la satisfacción que experimentan y finalmente de si vuelven o no. Así que mandan a hacer la mejor almohada del mundo, es perfecta en todos los aspectos.

Sus clientes se dan cuenta de la almohada y empiezan a escoger la cadena en más de sus viajes y a recomendarla a sus conocidos. De pronto su competencia se da cuenta que sus ventas están bajando y se pone a investigar. Encuentra el éxito rotundo que está teniendo la almohada, y entonces decide crear su propia versión. También desarrolla una almohada excepcional y los clientes se empiezan a dar cuenta.

De pronto todas las demás cadenas hacen lo mismo porque no quieren perder clientes. Y entonces ya no hay ningún diferenciador, así que se reparten los clientes igual que antes de las almohadas, todos tuvieron que gastar más en mejor calidad y no pueden subir el precio porque una almohada de calidad ya se volvió algo que la gente espera.

Aquí NO hay ventaja competitiva porque todos lo pueden copiar rápidamente.

Ejemplo 2

Una compañía crea procesadores para computadores, uno de los componentes más importantes. La compañía es tan grande que vende 10 veces más que su competidor más cercano. Automatizan fuertemente su producción, así que su costo variable es mucho más bajo.

Con su margen más alto invierten significativamente en investigación y desarrollo, así que su tecnología siempre va más adelante, además de ser líder en patentes. Cuando el competidor baja sus precios para ganar participación de mercado, esta compañía puede responder de igual manera y aún así ganar más dinero. La competencia empieza a tener pérdidas y tiene que regresar a sus precios anteriores.

El fabricante #1 además colabora con sus clientes para integrar aún más su tecnología en los nuevos productos. Los ingenieros conocen bien la plataforma y les es más fácil trabajar con ella.

Podría seguir pero creo que ya ves lo que digo. Tienen costos más bajos por economías de escala, patentes que protegen sus desarrollos, costos de cambio de sus clientes porque su personal ya trabaja bien con la plataforma, etc. Esto sí es una ventaja competitiva.

Es importante definir si las empresas que tienes en tu watchlist tienen ventaja competitiva o no, porque en caso de ser cierto su crecimiento y utilidades están más seguras. Esto quiere decir que tienes más probabilidad de que te vaya bien si compras a un precio adecuado.

Fuentes de ventaja competitiva

Algunas fuentes de ventaja competitiva son:

  • Oferta
    • Recursos exclusivos. Pueden ser recursos naturales, concesiones, etc.
    • Economías de escala. Si los costos fijos son sustanciales y la diferencia en tamaño de las empresas también, entonces el costo de la empresa grande será más bajo.
    • Patentes. Algunos productos son patentados, limitando la competencia durante el periodo de vigencia.
    • Monopolio legal. En México suele haber sólo un aeropuerto por ciudad y está controlado por una sola compañía. Por definición, dentro de su área geográfica, esos aeropuertos tienen monopolios legales. No tienen competencia y no puede entrar fácilmente.
  • Demanda
    • Hábito. Hay algunos productos que se compran por rutina. Por ejemplo, usualmente compras la misma marca de pasta de dientes o de refresco. Se ha vuelto una rutina.
    • Costos de cambio. Cuando cambiar de proveedor es difícil entonces hay costos de cambio. Por ejemplo, si tienes una empresa de 1,000 empleados y todos usan computadoras con Windows, de pronto cambiarlos a que usen Mac es costoso. Tienes que comprar nuevos equipos, capacitar a las personas, asegurarte de que el software que usabas antes pueda ser reemplazado, comprar licencias de nuevo software, etc.
    • Efectos de red. Hay algunos negocios en los que entre más gente hay entonces más gente quiere estar. Por ejemplo, entre más conductores hay en Uber entonces más atractivo es para los usuarios porque tienen que esperar menos en sus viajes. Y entre más usuarios hay, más atractivo es para los conductores unirse a Uber porque consiguen trabajo más fácilmente. Es una especie de retroalimentación que hace que el producto completo sea más atractivo entre más personas se unen.

Define tus rangos de precios

Durante el 2018, las acciones de estas compañías han fluctuado considerablemente:

  • Apple: min $142 – máx $233
  • Disney: min $97.68 – máx $120.20
  • Nike: $62.46 – $86.04
  • Nestlé: $73.59 – $87.46

Las acciones las escogí de manera aleatoria en compañías que la mayoría de las personas reconocería. ¿Ves cuánto varían los precios en un año? De su precio más bajo al más alto hubo variaciones de entre 19% y 68%. Las compañías en sí no cambiaron mucho, pero sus precios sí.

Por esta razón es importante que tú conozcas un rango de precios en los que podrías invertir. Y digo rango porque no necesitamos un precio exacto. Como decía Benjamin Graham, no necesitas saber cuánto pesa alguien para decir si está flaco o gordo. Así también, no necesitamos un precio exacto para decidir si algo está barato o caro.

Hay muchas maneras de hacer esto, algunas más complicadas que otras. Yo te voy a mostrar una sencilla pero útil.

Si tú lo piensas, las utilidades representan el dinero que podemos repartir entre accionistas. O sea, si no tuviéramos ningún proyecto de crecimiento, y sólo quisiéramos mantener la compañía como está, entonces podríamos repartir todas las utilidades. Entonces en una compañía con cero crecimiento, teóricamente el rendimiento de un accionista sería: utilidad por acción / precio de la acción.

Ahora, sabemos que la mayoría de las compañías sí invierten para crecer más en el futuro y tener más utilidades. Entonces en una compañía de ese tipo el rendimiento también tendría un componente de crecimiento. Entre mayor sea el crecimiento, más podríamos pagar por las utilidades actuales porque en el futuro podríamos compensar.

Entonces lo que tú tienes que hacer es balancear yield (utilidad / precio) con crecimiento. Compañías con alto crecimiento pueden tener menor yield, y compañías con menor crecimiento deben compensar con más alto yield.

Hagamos un ejemplo…

El 24 de octubre de 2018 yo estaba revisando a la compañía Apple. En ese momento la compañía cotizaba en $215 dlls, representando un yield de utilidades de 4.98%. El crecimiento de Apple durante la última década fue espectacular, sin embargo en los últimos años fue desacelerando al convertirse en un negocio maduro.

Como referencia, un bono del tesoro de los Estados Unidos, en aquella fecha, estaba dando un yield de 3.20%. Así que mi planteamiento fue el siguiente: para una compañía madura, con posición financiera sólida y crecimiento bajo yo quisiera un poco más del doble que un bono. Establecí el yield en 7% como un precio atractivo y en 6% como un precio justo.

Así que mis precios quedaron así:

  • Barato: $150 dlls
  • Justo: $170 dlls
  • Caro: $230 dlls

Espera y haz tus adquisiciones

Ahora que ya tienes tus prospectos de inversión evaluados y con precios objetivos, sólo queda esperar a que se presente la oportunidad para invertir. ¿Cómo saber en qué acciones invertir? Revisa consistentemente tu lista y tus rangos de precios.

Sí, esto quiere decir que algunos de los prospectos tal vez nunca estén en tu precio objetivo y no puedas invertir. Así pasa, pero como dice Warren Buffett, en las inversiones no hay strike out por no batear. Puedes esperar al pitch perfecto (precio), y entonces bateas fuerte y con seguridad.

Continuando con el ejemplo de Apple, después de ponerlo en mi watchlist en Octubre comencé a ver cómo empezó a bajar el precio de la acción. Los inversionistas tenían miedo de la baja de unidades vendidas de iPhone. Y la realidad es que tienen razón. Así que decidí comprar sólo si el precio llegaba al rango de barato o menos para compensar ese riesgo de falta de crecimiento en los siguientes años.

Durante la primera semana de Enero 2019 la oportunidad se presentó. Apple cotizó en $148 dlls.

Monitorea tus utilidades y dividendos

Si revisas el precio de Apple hoy (Feb. 7, 2019) te darás cuenta que está cotizando en $170 dlls. Eso representa un rendimiento de 15% en unas cuantas semanas. ¡Pero ése no es el punto! Recuerda que estamos inviertiendo como CEOS y lo que queremos es obtener más utilidades y dividendos.

Así que por cada adquisición que hagas tienes que tener registro de cuánto te costó, las utilidades y los dividendos. Mientras eso siga creciendo a buen ritmo y la posición financiera y competitiva del negocio siga como quieres, entonces todo está bien. Los rendimientos se irán dando.

Con el cierre de 2018, puedo ver que el yield de utilidades que tengo en Apple con precio de compra de $148 dlls es de 8%. Esto es 60% más que lo que se tenía cuando realicé el análisis en octubre del 2018. Y todo por ser paciente y esperar al precio correcto.

Lo que sigue ahora es seguir revisando los resultados financieros y siempre estar haciendo la pregunta: ¿Hay algún mejor uso para este dinero? Esto es actuar como CEO.

Revisa tu diversificación

Por último, es muy importante que observes la diversificación y el riesgo en tu portafolio. Te comparto este checklist:

  1. ¿Tengo más de 10% de mi capital en una sola compañía?
  2. ¿Más del 10% de mis utilidades vienen de una sola compañía?
  3. ¿Más del 10% de mis dividendos vienen de una sola compañía?
  4. ¿Tengo más de 25% de mi capital en una sola industria?
  5. ¿Más del 25% de mis utilidades vienen de una sola industria?
  6. ¿Más del 25% de mis dividendos vienen de una sola industria?¿Mis utilidades y dividendos están creciendo mucho más rápido que la inflación en periodos largos? Deberían.
  7. Si los mercados cerraran por 5 años y no pudiera vender ninguna compañía en ese tiempo, ¿podría dormir bien?

Si sigues estos pasos entonces con el tiempo acumularás un portafolio significativo y con buen desempeño. Recuerda actuar como CEO: invertir en buenas compañías, esperar al precio correcto, monitorear las utilidades y dividendos y diversificar los riesgos.