En México hay personas que siguen ahorrando en efectivo fuera de una institución financiera, lo que le llamamos comúnmente “abajo del colchón”. La pregunta de hoy es, “¿por qué ahorrar en el banco en lugar de abajo del colchón”?

Aquí tienes las 4 razones más importantes para ahorrar dinero en una institución financiera:

La inflación se come tu dinero

La primera razón y la más importante es que si tu dinero está en efectivo quiere decir que no está ganando intereses, y en ese caso entonces cada vez vale menos.

¿Cómo que vale menos? Imagina por un momento que tienes $10 pesos y que una manzana cuesta $5 pesos. Con tu dinero te alcanzan hasta 2 manzanas. Sin embargo, si el día de mañana el precio sube a $7, entonces sólo te va a alcanzar una y te sobran $3 pesos. Ya te alcanzan menos bienes con los mismos $10 pesos.

Si eso mismo sucede con muchos de los productos y servicios del país, entonces te va a pasar lo mismo: cada vez tu dinero va a rendir menos. A este fenómeno le llamamos inflación y es muy común.

Cuando tú ahorras en una institución bancaria que paga intereses, entonces te dan un poquito más de dinero recurrentemente. Si la tasa que te pagan es mayor o igual que la tasa de inflación, entonces vas a poder seguir comprando lo mismo que antes (o más).

Para que te des una idea de lo grave que es tener inflación sin intereses, considera que una inflación de 4% en México es considerada controlada. Si tuvieras 4% de inflación por 10 años los precios subirían 50%. Esto quiere decir que ahora te alcanzaría sólo 66% de lo que podías comprar antes con los mismos pesos.

En tu casa el dinero no está asegurado

¿Sabías que el dinero que tienes en un banco está asegurado por el Gobierno Federal? El Instituto para la Protección al Ahorro Bancario tiene un fondo establecido para reponer tu dinero en caso de que tu banco no te lo pudiera pagar. Este “seguro” cubre hasta 400 mil UDIS, que al 28 de enero de 2019 son equivalentes a $2,498,524.40 pesos.

Es importante que sepas que el IPAB cubre depósitos bancarios, pero no otro tipo de instrumentos como podrían ser acciones o fondos de inversión. En éstos al invertir corres el riesgo de pérdidas con la expectativa de obtener una ganancia.

Mayor protección para realizar pagos significativos

Es impresionante la cantidad de personas que van caminando por la calle con cientos de miles o millones de pesos. Las notas en periódicos de robos de efectivo fuera de la sucursal del banco son bastante comunes.

Mejor puedes cargar un cheque, pagar con tarjeta o incluso hacer una transferencia. De verdad, ¿vale la pena el riesgo de que te roben? Olvida un momento el dinero y piensa en tu integridad física. Mejor guarda tu dinero en una institución financiera.

Cultivar una relación con tu banco

Finalmente, mantener una cuenta bancaria y hacer buen uso de ella te abre las puertas para otro tipo de servicios financieros.

Las personas que compran su primera casa en efectivo son pocas, así que voy a suponer que podrías necesitar algún tipo de crédito hipotecario. Con un historial en tu banco te pueden ofrecer mejores condiciones como tasas más bajas e incluso es más fácil que aprueben tu solicitud.

Hay muchas razones por las cuales podrías querer tener una buena relación bancaria:

  • Decides iniciar un nuevo negocio y necesitas una línea de crédito.
  • Tus seguros podrían costar menos.
  • Mejores beneficios en tarjetas de crédito.
  • Acceso a inversiones especiales.

Mi recomendación es que mantengas tu dinero líquido en una institución financiera para que tengas mayor seguridad, protección contra la inflación y mejores beneficios como cliente. El riesgo de perder con la inflación es mucho mayor que el de perder en el banco.