Uno de los determinantes más importantes en los rendimientos que obtengas en acciones es el nivel de valuación. Como pudiste apreciar en el artículo “Cómo predecir los rendimientos en la bolsa mexicana“, la valuación la podríamos obtener como el porcentaje del IPC a relación con el PIB de México.

Cuando el IPC sube mucho más rápido que el PIB, entonces comenzamos a tener una valuación muy alta, y por tanto rendimientos bajos en el futuro. En el caso contrario tendríamos rendimientos altos en el futuro.

Al día 21 de febrero de 2019, este indicador se encuentra en 0.19%. La última vez que esto pasó fue en el 2007, en donde el rendimiento anual de los siguientes 3 años fue de 18.3%. Si nos vamos hasta el 2003 el indicador llegó a 0.16%, otorgando rendimientos de 31.7% durante los siguientes 3 años.

Por contrario, en los últimos años el indicador ha sido sustancialmente más alto y los rendimientos han sido decepcionantes: abajo de 6% en periodos de 3 años a partir del 2009.

Se puede decir que estamos posicionados para buenos rendimientos actualmente.

Ahora, como todo en las inversiones, esto no está asegurado. Hay muchas cosas que podrían salir mal. Aquí están los riesgos más importantes que veo:

Riesgo de mercado

Como regla general, cuando la volatilidad o variación de los precios de acciones sube, entonces los rendimientos son más bajos. Esto ocurre porque los rendimientos negativos tienen un impacto mayor que los positivos.

Un ejemplo… si tú inviertes $100,000 pesos y tienes un rendimiento de -50% entonces tu inversión vale $50,000 pesos ahora. ¿Cuánto necesitas para recuperar tu inversión ahora? No necesitas +50%, ¡sino +100%! Entonces un rendimiento negativo de la misma magnitud afecta más.

Hace unos cuantos meses la volatilidad del IPC (índice accionario en México) llegó a su punto más alto en más de 5 años. Ahora ya está en niveles más normales, pero la volatilidad tiende a concentrarse, así que podría repetirse.

Riesgo país

Estamos viviendo en una época en donde la presidencia toma decisiones unilaterales drásticas. ¿La cancelación del NAIM? ¿Reducción de importación de gasolina causando desabasto?

El riesgo país nos habla de las cosas malas que podrían pasar con un gobierno y que afecten nuestra inversión. Por ejemplo, si el gobierno restringe el flujo del capital, entonces nuestro dinero está atado aquí. Si de pronto comienzan a confiscar activos, no podemos hacer nada.

Seguro piensas que esto no sucede, pero sí pasa. A lo largo del tiempo ha ocurrido en un sin número de países.

¿Me parece que haya un riesgo inmediato de esto en México? La verdad no. Pero son eventos de muy baja probabilidad con efectos devastadores que hay que tomar en cuenta.

Riesgo macroeconómico

Durante los pasados meses tenía preocupaciones sobre la estabilidad económica del país porque los indicadores principales estaban mostrando tendencias adversas. Sin embargo, en las últimas semanas han ido mejorando consistentemente.

  • La confianza del consumidor se encuentra en altos históricos.
  • Las ventas al detalle crecen.
  • El sector manufacturero recuperó su confianza en el futuro.
  • La inflación comienza a desacelerarse.

La parte que me preocupa en cuanto a riesgo macroeconómico es la de nuestros vecinos del norte, ya que están adoptando políticas extremas que podrían desestabilizar su economía y mermar su crecimiento. Esto a su vez nos podría impactar a nosotros en el comercio internacional.

Conclusión

La valuación de acciones mexicanas con respecto al PIB se encuentra en niveles atractivos. Esto sucedió por un crecimiento lento de las acciones en los últimos 10 años, dando lugar a que las utilidades de las compañías alcanzaran a la valuación.

Los riesgos parecen manejables, sólo hay que monitorear unos cuantos y de ser necesario tomar acciones para mitigarlos. Pero parece que están en un rango razonable incluso para ir sin cobertura.

Si el pasado es una guía confiable, entonces podemos esperar rendimientos de doble dígito en los siguientes años.